Restaurante Samsha * Experiencia 3.0, en Valencia (España)

Restaurante Samsha * Experiencia 3.0, en Valencia (España)

Atención, si tienes previsto asistir en breve a esta experiencia 3.0 * abstenerse de leer todo lo que viene a continuación, ya que este post contiene spoiler de toda la experiencia al completo... 
A saber que la 3.0 estará disponible hasta Octubre 2022. A partir de ese momento, Samsha tendrá previsto deleitarnos con su versión 4.0  

Lugar altamente recomendado, situado en el numero 4 de la calle Ros Belda de Valencia, dónde el pasado Viernes 3 de Junio 2022 pudimos disfrutar durante 3 horas que dura el espectáculo, de una EXPERIENCIA GASTRONÓMICA sin precedentes

Importante saber que con aproximadamente 6 pases semanales y con una importante lista de espera, este evento siempre se lleva a cabo para grupos reducidos de solamente 16 personas, quienes de manera puntual fuimos todos citados para acceder al local a las 20h30. Nada mas entrar, y al poco de ser acomodados en una sala de proyección con butacas iguales que las del cine y con las plazas justas para los 16, pudimos refrescarnos con  una Agua de Valencia, para inmediatamente ir conociendo mejor a través de una pequeña película de escasos minutos, al equipo Samsha, su extensa preparación, formación y la ambición desbordada de quienes iban esta noche, a hacernos vivir un momento inolvidable.

Por presentar a rasgos generales a los artificies de esta experiencia singular, es obligado hablar un poco de estos magos de los fogones como son Víctor Rodrigo Alors quien realizó sus estudios en la Escuela de Hostelería de Castellón. Comenzó a compaginarlos con el trabajo en la cocina de un Hotel. A lo largo de su trayectoria profesional ha pasado por el Hotel Voramar (Benicassim), el Asador 7 de julio (Castellón), y La Masia d’en Sort (Ibiza). En 2005 y con sólo 23 años, decidió abrir Samsha, proyecto que debido a su mente inquieta e inconformista, ha ido evolucionando a lo largo de estos años. Muy interesado en la tecnificación, usa técnicas propias, junto a una increíble fusión de todo el mundo, en la creación de sus platos. Platos como la, ‘Representación del boletus’, hicieron que se alzase con el título de Cocinero del Año 2012. Poco después, en el año 2014, participó en la 2ª edición de Top Chef España. Esta experiencia, reforzó su personalidad y le dio el empujón necesario para metamorfosear su restaurante en lo que iba a ser un espectáculo gastronómico único. En diciembre de 2015 , Víctor dio vida a Samsha 1.0 y “El Bosque” se convierte en su “representación del boletus” elevado a la enésima potencia, haciendo de un boletus, todo un bosque entero.


En septiembre de 2017, la mesa de Samsha evoluciona nuevamente a un espectáculo mucho más completo en el que se incorpora la imagen y el atrezzo a todos los efectos que ya formaban parte del show. Igualmente, este nuevo show, nace conjuntamente con Aroa López, mano derecha de Víctor Rodrigo.


La historia transcurre a modo de odisea espacial mediante el cual se encadenan situaciones que enlazan experiencias culinarias con nuestro viaje interestelar, todo potenciado con un asombroso espectáculo audiovisual, para enfatizar todavía más si cabe, nuestras estimuladas percepciones.


El primero de los 4 escenarios, fue un juego de sensaciones tanto por contrastes de temperatura como de texturas. De derecha a izquierda pasamos de frio a calor y su piezas centrales aportaron crujientes y sensaciones cremosas y untuosas.  


De derecha a izquierda (es decir de frio a calor) los platos servidos en este primer pase fueron, cóctel granizado de flor de sauco con lima y frambuesa, bombón helado de Cochinita Pibil, Vieira curada en ceviche, Vieira lacada con Teriyaki-Melón, bombón helado de Cochinita Pibil e infusión de Setas con yema y galleta de trufa.


El segundo escenario resultó todavía más espectacular tanto por su montaje como por su elaboración. Cierto es que todavía no había comentado que los 16 comensales estábamos dispuestos en un mesa con forma de "U" y en el centro, nuestros artistas cocineros, iban terminando de elaborar los platos que posteriormente iban a ser servidos.


Una vez todo en su sitio, pudimos disfrutar de contrastes culturales, sabores exóticos y especiados justamente fusionados con matices más occidentales, además de un importante juego de texturas... y como broche, para rematar, una paella muy particular que nos dejó a todos con la boca abierta.


Detallaré en cuatro partes una primera composición, con el fin de intentar explicar cada plato. En el lado superior izquierdo de la imagen, en aquellos platos blancos ovalados, representando el Reino Unido, un particular "Fish & Chips" sobre una base de parmentier fluida de patata, cubierta de chip crujiente, una delicada pieza de corvina a baja temperatura con su piel crujiente y todo acompañado con una cucharada de Caviar de esturión Baeri de Madagascar. A continuación, desde Japón hasta Tailandia, un "Chili Crab" a base de cangrejo de manglar, un plato muy particular que se como literalmente todo, ya que se sirve en el momento que termina de mudar su caparazón y por ello su textura es tierna y crujiente. Plato acompañado con tartar de cecina ibérica de León y una crema holandesa de Mirina, para obtener una sensación agridulce, además de tener un toque picante.




Seguidamente, en la parte inferior de la composición, tenemos a la izquierda y representando a Méjico, un taco vegetal de camarón rojo, en la que se utiliza la hoja de Sisoberto para envolver el taco de tartar vegetal, con mayonesa de chipotle, camarón rayado y helado de su propio jugo y por último, para representar la cocina Italiana, con unas texturas de capresse, merengue de aceite de oliva, esferas de jugo de tomate, burrata y hojas de albahaca.


Inspirado en la India, las setas hindús para dipear con crujientes de pollo al curry, con sus sabores más tradicionales y auténticos, y con una presentación sensacional. 🟢 Yogurt griego, hierbabuena, lima y cilantro 🟠 Mango chutney & masala 🟡 Pickle de cítricos y chili, todo para comer dipeando, con unos papadum, elaborados con piel de pollo y curry.


Y por supuesto, no podía olvidarme de citar un plato tan sorprendente como la "Paella Samsha", nada menos que una reconstrucción partiendo de la purista y tradicional Paella Valenciana, en cuanto a sabor y elaboración, para conseguir su auténtico sabor, con texturas a base de Arroz bomba inflado, perfectamente suelto y crujiente, mezclado durante unos minutos para que se hidrate, con una crema con todas las verduras, además de pollo y conejo deshuesado y sin faltar el toque perfumado, con aire de romero.


El tercer pase comenzó con una simulación de problema técnico, teatralizando una avería en los sistemas de propulsión de la nave que simbólicamente nos conducía por nuestro paseo interestelar... 


... y para realizar un punto y aparte, en nuestras ya sobre estimuladas papilas gustativas, tomamos un muy interesante sorbete de melón con horchata, que emulaba una pócima mágica que nos iba a permitir mantenernos con vida antes las adversidades que en este momento estábamos atravesando...  


Una vez estabilizada la avería, el siguiente plato fue ligeramente algo más flojo o bien diría mejor, resultó ser de transición, ya que con todo el apoteosis de los pases anteriores, este tercero quedo algo más pobre en su representación. Presentado a modo de kit de supervivencia, tuvimos sobre la mesa un poco de pan de calabaza con mantequilla ahumada, para acompañar unos filetes de presa ibérica, con guiso de Kamut junto con caviar de jengibre y apio.


... y por si alguien se quedó con hambre, el momento "Pim, pam, pum bocadillo de atún" fue el apunte más cómico de la cena, ya que  nos fueron servidos unos platos muy peculiares con apariencia de bocadillo, en los que en su interior contenía una sorpresa... 
Dentro de los platos con apariencia de bocadillo, se escondía un "air baguette" de masa madre, con unas cortadas de "Atún de Bellota" que consiste en mojama, previamente curada con tocino de jamón ibérico de bellota, acompañado con queso cremoso Ricotta y Pecorino,  cebolla, aceite de tomillo, tomate y tapenade... No quiero pasar por alto la increíble explosión de sabor, de eso que parece una aceituna verde, pero que no lo es!



Por último y no por eso menos espectacular, tocó el turno de afrontar la representación correspondiente a los postres. Un paseo por el espacio que culminó con un recorrido por las estrellas...


El pase comienza con el servicio de una "Estrella" de Merenge ácido de violetas & ylang ylang, que llega a recordarnos aquella tiza comestible tanto gustaba de niños, pero con una textura todavía más delicada, crujiente y punzante, acompañada de una salsa violetas y otra de frutos del bosque. 


A continuación, al fondo de la imagen se aprecia un surtido de cuatro piezas de chocolates, dispuestas de derecha a izquierda ordenadas de mayor a menor intensidad, la primera Roca Aireada de chocolate Rubí, el segundo Cobertura de chocolate blanco con frambuesa, yuzu y sorbete de pimienta rosa, el tercero, roca de avellana trufada, caramelo y chocolate con leche y por último, chocolate negro al  70%, relleno de una crema muy ligera de café con Baileys. 


La pieza principal del postre fue un volcán en erupción, con una lava de arándanos, moras y grosellas, deslizando sobre una ladera de cheesecake, elaborado a partir de un queso noruego llamado Mnorst, que aporta matices dulces, salados y tostados. 
A su lado, podemos ver el planeta "Samsha", un planeta azul texturizado crujiente, relleno de una mousse de fruta de la pasión, sobre un lecho de esponja de coco y una galleta elaborada a base de caramelo y mantequilla, concebido para romperlo y mezclarlo todo antes de comer.


Un espectáculo digno de ser definido como el Circo del Sol de la Gastronomía!!
Una experiencia fantástica e inolvidable, que combina el buen gusto por la cocina, una atractiva teatralización, importantes efectos de imagen y sonido y una más que sobresaliente presentación de un hilo argumental fantástico. Estamos esperando con gran impaciencia, la ocasión de poder disfrutar de la próxima experiencia Samsha 4.0 

Comentarios