Enogourmet... "Gastronomía, Vinos y Gourmet." Headline Animator

jueves, 5 de julio de 2018

Restaurante San Agustín, en Jumilla (Murcia)


Restaurante San Agustín, en Jumilla (Murcia)
Situado en la avenida de nuestra señora de la asunción nº 62, CP 30520 Jumilla provincia de Murcia,  en el que disfruté de una muy placentera y relajada comida de trabajo, junto a un buen compañero y amigo, el Miércoles 27 de Junio 2018.


Lo primero que me llamó la atención y me gustó, fue su muy variado surtido de vinos y por su puesto su extensa carta de aperitivos, entrantes, pescados y carnes. Cabe señalar, que el camarero nos hizo mucho hincapié en el detalle de que disponen de pescadería propia la cual se abastece principalmente de pescado fresco procedente de la lonja de Santa Pola, y claro, ese factor fue determinante para valorar de una manera muy positiva, nuestra elección de diversos platos elaborados a base de productos procedentes del mar.



 Una vez ojeada su carta con toda la atención que requiere, pedimos para ir abriendo boca, un plato de una muy buena gamba blanca, fresca y presentada con sal gorda. Un bocado delicioso ideal para ir haciéndome a la idea de la calidad y frescura de la materia prima aquí empleada.


Seguidamente, tocó el turno de saborear uno de los grandes placeres de la huerta murcia, nada menos que su tomate de huerta cultivado en secano, acompañado a modo de ensalada, de una abundantes migajas de Capellán secado y salado, junto a unas pocas aceitunas de adobo casero.


El último entrante fue un muy buen Pulpo de Roca, a la brasa, presentado con patata cocida y una generosa ración de alioli. Destacar del pulpo su textura fibrosa y extremadamente tierna, y por supuesto intenso su sabor.


Antes de seguir con los platos principales, quiero hacer en este punto un inciso para describir el vino que pedimos. Como es obvio pensar, al estar en plena denominación de origen Jumilla, nuestra obligación moral era obviamente la de pedir un vino "de aquí", y vaya que acierto! Fuimos agraciados con un Tinto "El Molar" añada 2016 elaborado por Casa Castillo, un vino de capa alta glicérido y bien presentado, en nariz no tardó mucho en abrir, se mostró con una madera noble bien presente, pero no molesta. Equilibrado, con tostados muy bien integrados y dándole a su gran carga frutal, unos matices dulces tostados muy elegantes. En boca, paso sedoso, muy fácil de beber, taninos muy maduros, elegante, de trago largo y muy fácil de beber. Un perfil de vino muy distante de aquel estereotipo de vino concentrado y desmesuradamente cálido, que está región me ha ofrecido en copa, en algún otro momento del pasado.


A continuación y con la intención de hacer todavía mas plena y extensa, esta experiencia gastronómica, optamos por pedir un pescado y una carne con la finalidad de compartir ambos platos. En primer lugar quiero hablar del pescado, Bacalao confitado a la Jumillana, nada menos que un buen lomo desalado y confitado a baja temperatura, presentado con dos huevos de codorniz y todo acompañado con una generosa ración de patatas al estilo pobre. No quiero desmerecer para nada este plato, reconozco que estaba muy bueno, pero no me sorprendió en exceso.


Seguidamente pedimos también al centro, Chuletas de Cabritillo a la brasa. Aquí debo reconocer que esta opción si que me sorpendió, sobretodo debido a la dificultad de encontrar este plato en tantos otros restaurantes de otros lugares que he frecuentado, ya que lo más habitual es que las chuletas o chuletillas sean de cordero. No quiero decir con esto que este plato solamente se pueda disfrutar aquí, ya que soy sobradamente consciente que este tipo de plato, por lo seguro, se puede encontrar y muchos mas sitios, pero hago mención expresa de ello, ya que personalmente no me había encontrado con esta opción, desde hace mucho tiempo.


Para terminar esta muy buena comida, y al mismo tiempo del café, la casa nos dio la oportunidad de probar unos "Sequillos" de elaboración que consisten en unos dulces típicos de esta región,  acompañados para la ocasión, de unos sorbos de una copa de mistela tinta.


En conjunto, un local acogedor, bien decorado, agradable para tratar asunto de trabajo, pero también ideal para relajarse y disfrutar de su rica gastronomía, tanto el servicio del vino como la atención en mesa impecables, espero poder muy pronto volverme a sentarme a la mesa en este local, del cual voy a guardar un excelente recuerdo.

jueves, 28 de junio de 2018

Restaurante Café Maritime, en Bordeaux (Francia)


Restaurante Café Maritime, en Bordeaux (Francia)
Situado en la dirección Bassin a flot nº 1, sobre el Quai Armand Lalande, a pocos minutos del centro de la ciudad de Burdeos, y en el que pudo venir a comer el Lunes 18 de Junio 2018, aprovechando mi estancia en la ciudad para tratar asuntos de trabajo. El restaurante Café Maritime ofrece a sus visitantes una cocina creativa y auténtica francesa, adaptada y flexible a los gustos de cada uno, presentando diversas variantes y opciones, tal y como lo pude comprobar en su carta.


Ofreciendo sus sevicios desde el 1 de junio de 2010, Café Maritime se encuentra en unos antiguos almacenes situados justo a la orilla izquierda siguiendo el curso de desembocadura del río Garona, con una impresionante superficie de 700 m2. En su interior podemos ver una arquitectura atípica en un restaurante francés, con una decoración que podría ser considerada como "loft chic"  .



El  menú ofrece una muy buena relación calidad / precio, local dispone posibilidades para aparcar cerca, y además de un potente aire acondicionado en todo el restaurante, muy útil sobretodo para poder combatir la alta humedad que se sufre aquí.


La carta no es demasiado extensa, las opciones son muy concretas y tenemos la posibilidad de optar por un menú muy equilibrado o bien de optar por la diversas opciones entre seis entrantes, cuatro carnes o cinco pescados. También hay la posibilidad de tomar ostras, muy típicas de esta región


Para refrescarnos antes de tomar vino, y mientras que entre todos se decidía que comer, primero disfruté de una cerveza de barril, fresca y ligera, elaborada en el noreste de Francia, en la ciudad que porta el mismo nombre de la marca, Saint-Omer.
Seguidamente  pedimos un muy discreto vino tinto, Chateau Martin añada 2015,  "Grand vin de Bordeaux" elaborado bajo el sello de calidad de la AOC Saint-Estephe. AOC Situada en el borde del estuario de la Gironda, en el corazón del Medoc, a unos cincuenta kilómetros al norte de Burdeos. Su ubicación entre el mar y el estuario le da un clima templado. Su viñedo de 1.250 hectáreas se extiende sobre un modelo de grupas bien drenadas. Un drenaje natural acentuado por la composición de su suelo predominantemente pedregoso. En copa, vino de capa media-baja, poco glicérido y de lágrima casi inaudita. En nariz, fruta roja muy presente y predominante con respecto a un fondo muy tímido de notas tostadas y ligeras alusiones a la madera. En boca, muy ligero, de trago muy largo y persistencia corta, no es de los mejores vinos de la región, y tampoco me puede servir este vino para decir que los vinos de Burdeos son tan buenos.


Para distraer un poco el estomago, a su vez acompañar la cerveza y los primeros sorbos de nuestra copa de vino, pudimos probar un surtido de chorizo, salchichón y jamón, muy a la española pero de cualidades insultantemente lejanas a las que tenemos la costumbre de tomar aquí en España, ya que su apariencia "plasticosa" y textura reseca, carecía de sabor... pero tampoco se le podía hacer un feo debido a las horas que eran y al hambre que ya teníamos.


El plato principal que por recomendación expresa del camarero, absolutamente todos decidimos pedir, debo reconocer que este plato fue muy acertado y de una excelencia superior. Nada menos que 400 grs de Entrecôte de Buey a la brasa, jugoso, sabroso y desmesuradamente tierno, presentado con una pieza de chalote confitada, y todo acompañado por un lado con patatas fritas al estilo panaderas y por el otro, ensalada de lechuga mezclum con su típica vinagreta que tan buena le salen a estos franceses.


Es difícil valorar la cocina de este lugar, únicamente por un plato de charcutería y una pieza de carne y que dio la cierta casualidad que lo seis que vinimos a comer pedimos todo lo mismo. Pero el entorno, la decoración el trato y la experiencia, me permite no descartar para un posible futuro, no descartar esta opción para conocer más a fondo otros aspectos que me han quedado pendientes de descubrir.

miércoles, 2 de mayo de 2018

Restaurante Club Náutico de Moraira (Alicante)


Restaurante Club Náutico Moraira (Alicante), situado en pleno corazón de su muy coqueto puerto deportivo, en el que pude venir a comer en familia el domingo 1 de Abril 2018, y juntarnos con mi buen amigo Sammy Soriano de Oakmaster "Oak Infusion patented closures" entre los muchos proyectos, que a día de hoy lleva entre manos.


El local de aspecto moderno, elegante y bien decorado, no descuida para nada los detalles por muy pequeños que parezcan. El ambiente transmite una imagen agradable, marinera y sobre todo muy mediterránea. Es obvio entender que todo lo que aquí acontece, está estrechamente ligado al mar y ciertamente no nos equivocamos, ya que además a escasos metros de nuestra mesa ya podíamos ver los barcos amarrados, los pantalanes y el mar. Todo lo que aquí nos rodea, es ideal para seguidamente dar ese paseo de sobremesa y rebajar la comida en un contexto marítimo inmejorable. El local es amplio, cómodo y accesible, el servicio es bastante rápido y profesional, y la cocina está a la altura de altas expectativas. Una de sus especialidades son los arroces, pero este día vinimos con otra idea en la cabeza, ya que también disponen de pescados muy frescos y unas carnes curadas, de mucha calidad.


Para ir abriendo boca y poder acompañar los primeros sorbos de nuestra cerveza, pedimos unos Calamares a la romana tremendamente crujientes. Tal vez de presentación mejorable, pero tampoco pretendíamos mucho mas, ya que debo reconocer que tanto por su textura, como por su sabor, coincidimos todos de manera positiva.


Ya terminada la cerveza tocó el turno de elegir el vino, la carta estaba bien elaborada, con buena representación de vinos valencianos, pero también grandes vinos de las principales denominaciones de origen de España en general. Se optó por tomar de una manera muy acertada, Finca La Colina de Bodegas Vinos Sanz, elaborado 100% con uvas Sauvignon Blanc cosecha 2017, procedentes de viñedos viejos, fermentado en barrica de roble francés  y elaborado bajo el sello de calidad de la D.O. Rueda. En nariz se mostró muy expresivo, con imponentes notas florales, afrutadas, herbáceas y especiadas, con una madera noble, muy bien integrada. En boca, vino soberbio, muy estructurado, graso y largo. Señalar que este vino blanco, para nada se quedó corto para acompañar la carne, aunque tal vez un tinto hubiese maridado mejor, señalo de forma positiva el tratamiento por haber gratamente conjugado este vino, con la ternera.


El plato principal, fuertemente recomendado por el camarero, fue un Solomillo de ternera gallega, con 30 días de curación en cámara, servida sobre una plancha caliente para terminar de buscarle al gusto, el punto de cocción óptimo... Tal vez eché en falta que la citada plancha estuviese algo más caliente, pero tampoco quiero perder demasiado tiempo con ese insignificante detalle. La textura fabulosa, consiguiendo una sensación ligeramente tostada/ crujiente por fuera, y contrastando con una importante sensación jugosa y casi cremosa, de su interior. Además, de su sabor destacar ese matiz de madurez que llegaba a recordar en cada bocado, un simil al que tal vez se pueda asemejar en retronasal, a las percepciones que se aprecian al comer jamón serrano curado.

 

Para termina esta estupenda comida, no nos podíamos marchar sin antes probar ese famoso postre, del que tanto nos había hablaba la gente durante nuestra estancia en el restaurante, y claro siendo algo tan recomendado como especial, no pudimos resistirnos a tomar el "Sabayón", y vaya acierto que tuvimos. Esta crema de origen italiano elaborada a base de yemas de huevo y con un toque de licor, acompañada con frutas y una galleta de clara de huevo, fue una delicia de principio a fin. En general, una  experiencia muy grata, buena comida y buen servicio... espero pronto a este lugar, y entonces también probar sus arroces, los cuales al verlos en las mesas de al lado, daban ganas de levantarse a probarlos. 

martes, 24 de abril de 2018

Restaurante La Casa del Preso, en Alcázar de San Juan (Ciudad Real)


Restaurante La Casa del Preso, situado en el número 62 de la avenida Constitución de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y en el que vine a comer por motivo de trabajo el Lunes 23 de Abril 2018.
Fogones regentados por el reputado hostelero José Ramón Castro, quien inauguró el 9 de octubre 2017 su nueva casa, "La Casa del Preso"


Nada mas entrar llama la atención la distribución de la sala, dándole una gran importancia a la barra de forma cuadrada, la cual domina casi en la totalidad el comedor. La decoración es muy agradable y junto a su iluminación de diseño, se consigue crear un ambiente acogedor.



Al poco de tomar asiento y ponernos cómodos, tocó el turno de ojear en primer lugar su carta de vinos, la cual desde mi punto de vista me pareció muy completa y bien estructurada con unos precios bastante asequibles y un surtido muy acertado. Al mismo tiempo, en otra carta nos fueron mostradas las diversas propuestas posibles, para decidir sobre los platos que posteriormente íbamos a poder saborear. Tengo que reconocer que me llevé una sorpresa, al descubrir sus propuestas de Sushi, ya que al tener en mi cabeza la idea preconcebida de restaurante de cocina manchega, con variadas posibilidades asociadas a una cocina de mercado y por qué no, algo un poco más vanguardista... pero no me esperaba encontrar estas opciones tan exóticas, que quiero matizar, que para nada deben ser señaladas como propuestas desmerecidas en este lugar, ni mucho menos.


Una gran elección fue el vino, un blanco monovarietal muy potente con 14%, elaborado a partir  de uva Viognier añada 2015, con una paso muy acertado por barrica de roble francés durante 6 meses, elaborado por Bodegas Vallegarcía, productor situado en pleno corazón de los Montes de Toledo y registrado entre uno de los elaboradores miembros de los Grandes Pagos de España. 
En vista muestra ligeras tonalidades plateadas y sin percepciones algunas de evolución, glicérido, buen porte y elegante presentación. En nariz, destaca su frutosidad junto a una madera fina, delicada, muy bien integrada, presente pero sin resultar predominante, aportando complejidad, seriedad y mucha personalidad. En boca sorprende que pese a su muy elevada graduación, es muy fácil de beber, resulta fresco y todavía conserva una acidez muy interesante, mucho volumen, muy buena estructura, con un paso por boca notable y una persistencia alta, con un postgusto muy agradable que invita a seguir tomando. en pocas palabras, un vinazo! 


Para abrir boca, fuimos obsequiados con una poca de ensaladilla rusa con bacalao rebozado, acompañado de una tira de col roja y entrantes para abrir boca, bacalao con ensaladilla rusa todo ello acompañado de unos brotes de salicornia o plante de san pedro (también conocido como espárrago de mar o hierba salada), presentado de una manera muy original dentro de una lata de sardinas.


El primer entrante al centro fue Salmorejo con anchoas, acompañado nuevamente de salicornia, germinados y cebolla en vinagre. Bien presentado, el salmorejo resultó de textura bastante sólida, ideal para tomar con tenedor, junto a las anchoas, un plato muy acertado, fácil de elaborar, y que demuestra que no siempre hace falta complicar las cosas, para tener éxito.


Seguidamente tomamos unos boquerones en vinagre con patatas chips. Vuelvo a destacar de forma positiva la presentación y la calidad de la materia prima empleada. Debo reconocer que este plato no es nada del otro mundo, pero un buen pescado, de bocado generoso, bien preparado, sin raspas y con un aderezo ideal.


Como primer plato principal, elegimos para compartir un pescado poco común y menos todavía tan lejos del mar, un pescado llamado Gallo, cocinado al horno. Su preparación y sobretodo su meticuloso servicio , llamó bastante la atención a los presentes. En plato, resultó un poco seco e insípido, pero eso no es muy de extrañar, ya que como todos los pescados blancos, sus cualidades culinarias difieren poco, es decir mucho bocado, mucha textura... pero de sabor, algo escaso. Una curiosidad de este plato, fue ver como nos pudimos comer sin temor a pincharnos, todo su contorno  formado por sus espinas y aletas, gracias a su textura extremadamente crujiente, y unicamente dejando en el plato sus raspas de gran tamaño.



Para terminar y también para compartir, siguiendo el mismo ritual de preparación delante de nuestra mesa, nos fue servido un Chuletón de Ternera blanca, con patatas "paja" y unos trozos de salchicha ahumada estilo alemán o cómo pone en la carta Butifarra de ternera trufada, a la brasa, la cual me pareció muy buena. la carne supo a poco, pero debo reconocer que pese a todo, la suma de todos los platos resultó más que suficiente.



No quisimos pedir postre, pero la casa tuvo el atento detalle de obsequiarnos con el café, de unos dulces bastantes interesantes elaborados a base de crema helada con chocolate, mermelada de frutos rojos y para darle un fantástico toque crujiente, un "topping" de galleta y frutos secos, también llamado "crumble"


En conjunto, me atrevo a recomendar este lugar, de reciente apertura (Octubre 2017) y sin lugar a dudas  con grandes aspiraciones. Camareros atentos, buen servicio, atención exquisita y profesionalidad. No descarto volver pronto para conocer mejor, otros muchos platos de su carta, que sin duda estarán también a la altura de lo comido hoy.

viernes, 13 de abril de 2018

Restaurante Pub Stone, Socuellamos (Ciudad Real)


Restaurante / Pub Stone , situado en la calle Generalísimo número 84, de Socuéllamos, (Ciudad Real) y en el que pude ir a comer por motivos de trabajo, el Martes 10 de Abril 2018.
Nada más entrar, sin duda la impresión que da es la de un simple bar con una barra y sus mesas de cafetería, pero sorprende gratamente al pasar la por la puerta que da acceso al comedor, ya que su decoración nos transfiere a una atmósfera coqueta y muy acogedora, con una decoración clásica muy bien integrada tanto con la iluminación empleada, como por los elementos decorativos y por los coloridos detalles que ambientan la sala.


Al poco de tomar asiento, fuimos amablemente atendidos por una chica joven y amable, con un marcado acento extranjero. Y a pocos minutos de tomarse nota de lo que íbamos a tomar, empezaron a llegar los entrantes.
El primero de ellos, berenjena rebozada con miel, desde mi punto de vista, la presentación muy discreta, y demasiado rebozado, resultando una pasta demasiado basta y poco equilibrada con el contenido de berenjena de su interior. Espero que esta crítica constructiva, permita al equipo de cocina revisar los detalles de la elaboración de este plato, ya que este plato tal cual sería más propio de un postre que de un entrante.


El siguiente plato servido, fue un plato de jamón loncheado, que por su apariencia de corte dudo mucho que fuese cortado a cuchillo, si no más bien a maquina y de un perfil cualitativo algo justo, acompañado en el plato de unos colines y de un excelente queso manchego, curado al romero.


Seguidamente, llegó el turno de una muy buena Sepia a la plancha, troceada y servida con una  ensalada bastante apetitosa y refrescante. Destacar la sepia, tanto su textura como su sabor, resultando una ración tan escasa como apreciada por todos los que nos encontrábamos en la mesa.


Por terminar y por especial empeño de la camarera, pudimos cada uno de los presentes disfrutar, de una sorprendente croqueta casera de jamón y queso. Tamaño imponente, peso notable, textura exterior extremadamente crujiente, corteza muy estructurada no demasiado fácil de romper, y relleno muy acertado. Para no ser algo que llame en exceso mi atención, debo reconocer y valorar el merito de haber obtenido unas croquetas tan buenas.


Mi plato principal, como ya viene siendo costumbre, casi siempre que vengo y como por estas regiones manchegas, son las tan afamadas como apreciadas, Chuletillas de cordero lechal, esta vez a la brasa. Un plato que me pierde y que como se puede fácilmente entender, para un mayor placer, debería siempre ser comido con las manos, pero es obvio que a veces hay que guardar ciertos modales protocolarios, y me tuve que contentar con el cuchillo y tenedor. Citar también que las patatas fritas cortadas en forma de dado, estaban muy crujientes.


Debido a no disponer de mucho tiempo más y también  debido a que ninguno de los presentes teníamos ya mucho más hambre como para seguir con algún postre, pusimos fin a la comido con los cafés y dimos por finalizada la comida.
Espero poder pronto volver a probar otras cosas, ya que los entrantes no me dejaron demasiado contentos, pero estoy seguro que tienen otras muchas cosas a la altura de mis modestas exigencias.


Por último señalar que los vinos utilizados para acompañar los platos de esta comida, fueron estos de la colección Yugo, elaborados por cooperativa Cristo de la vega, situada en esta misma localidad.

Etiquetas

Aprendiendo a Catar ( 8 ) Artesanía del Queso ( 2 ) Artículos Patrocinados ( 4 ) Artículos Varios y Opiniones ( 15 ) Bodegas y Viñedos ( 15 ) Cervezas ( 3 ) Champagnes y Cavas ( 41 ) Destilados ( 5 ) Maridajes y Catas ( 32 ) Museos y Asociaciones ( 5 ) Presentaciones y Ferias ( 56 ) Restaurantes ( 80 ) Vinos A.O.P Madiran (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Bandol (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Beaujolais (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Bergerac (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Cornas (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Coteaux d´Aix en Provence (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Coteaux du Languedoc (Francia) ( 4 ) Vinos AOC Côtes d´Auvergne (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Fronsac Bordeaux (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Gaillac (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Haut-Médoc Bordeaux (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Minervois (Francia) ( 2 ) Vinos AOC Montagne Saint Emilion Bordeaux (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Saint Emilion Bordeaux (Francia) ( 1 ) Vinos AOC Saint George Saint Emilion Bordeaux (Francia) ( 1 ) Vinos AOG Guerrouane (Marruecos) ( 1 ) Vinos D.O. Alicante ( 29 ) Vinos D.O. Arlanza ( 1 ) Vinos D.O. Bierzo ( 4 ) Vinos D.O. Ca Rioja ( 53 ) Vinos D.O. Calatauyd ( 2 ) Vinos D.O. Catalunya ( 2 ) Vinos D.O. Cigalés ( 2 ) Vinos D.O. Colchagua Valley (Chile) ( 1 ) Vinos D.O. Costers del Segre ( 16 ) Vinos D.O. Empordá ( 17 ) Vinos D.O. Finca Elez ( 5 ) Vinos D.O. Isonzo (Italia) ( 1 ) Vinos D.O. Jerez - Sherry ( 3 ) Vinos D.O. Jumilla ( 6 ) Vinos D.O. Lanzarote ( 6 ) Vinos D.O. Madrid ( 2 ) Vinos D.O. Maipo Valley (Chile) ( 3 ) Vinos D.O. Mancha ( 6 ) Vinos D.O. Manchuela ( 4 ) Vinos D.O. Monterrei ( 1 ) Vinos D.O. Montilla-Moriles ( 2 ) Vinos D.O. Montsant ( 2 ) Vinos D.O. Navarra ( 3 ) Vinos D.O. Penedés ( 3 ) Vinos D.O. Rias Baixas ( 22 ) Vinos D.O. Ribeira Sacra ( 11 ) Vinos D.O. Ribera del Duero ( 29 ) Vinos D.O. Ribera del Guadiana ( 1 ) Vinos D.O. Rueda ( 24 ) Vinos D.O. San Antonio Valley (Chile) ( 2 ) Vinos D.O. Sierras de Málaga ( 4 ) Vinos D.O. Somontano ( 5 ) Vinos D.O. Sonoma Country (U.S.A.) ( 1 ) Vinos D.O. Tierra de León ( 4 ) Vinos D.O. Toro ( 8 ) Vinos D.O. Utiel - Requena ( 26 ) Vinos D.O. Valencia ( 11 ) Vinos D.O.C. Alto Adige (Italia) ( 1 ) Vinos D.O.P. El Terrerazo ( 2 ) Vinos D.O.Q. Priorat ( 6 ) Vinos de Devon Valley (Sudáfrica) ( 1 ) Vinos de Marlborough (Nueva Zelanda) ( 1 ) Vinos de Pago ( 1 ) Vinos de Pays D´Oc (Francia) ( 4 ) Vinos de Pays de Coteaux Charitois (Francia) ( 1 ) Vinos de Pays de l´Herault (Francia) ( 1 ) Vinos de Pays de Val de Loire (Francia) ( 1 ) Vinos de Western Cape (Sudáfrica) ( 1 ) Vinos I.G.T. Veneto (Italia) ( 1 ) Vinos P.G.I. Drama (Grecia) ( 1 ) Vinos Sin D.O. ( 14 ) Vinos V.T. Cádiz ( 3 ) Vinos V.T. Castellón ( 2 ) Vinos V.T. Castilla ( 15 ) Vinos V.T. Castilla y León ( 4 ) Vinos V.T. Extremadura ( 5 ) Vinos V.T. Norte de Granada ( 3 ) Vinos V.T. Ribera del Andarax ( 1 )

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...